2017: Año del gallo



El año del gallo comienza el 28 de enero y terminará el 15 de febrero de 2018. ¿Cómo nos va a ir?

Con la entrada del décimo signo del zodiaco chino, dejamos atrás el año del mono. Si queremos que el nuevo nos muestre una cara amable, habremos de cambiar pelos por plumas y parecernos un poquito al gallo.

¿Eres tú un gallo? Sí, si naciste en: 1933, 1945, 1957, 1969, 1981, 1993 ó 2005.

Aunque, en caso de que celebres tu cumpleaños en enero-febrero, habrás de verificarlo, ya que, como sabes, el comienzo del año chino no cae siempre en la misma fecha.

¿Cómo es el gallo?

El gallo es un trabajador duro, eficiente y talentoso; una persona valiente, versátil, con confianza en sí misma. Su puntualidad es admirable.

Míralo. No necesita que lo despierten. Él/ella es quien despierta y moviliza a los demás.

Es una criatura activa, sociable, que habla de manera abierta y honesta. Muy leal con los suyos. Íntegro en sus palabras.

Hasta aquí, bien, ¿verdad? Pues mucha gente no lo traga, por su gran deseo de llamar la atención y de ser admirado. Aunque tenga de qué presumir, su vanidad ocasional les sienta como una patada.

Otros no lo tragan porque, cuando el gallo está estresado (por sobrecargar la agenda) saca su lado repelente y tocapelotas.

Afortunadamente, ni los baches anímicos ni los malestares físicos le duran mucho tiempo. El gallo se recupera rápidamente de cualquier mal. Tiene mucho que hacer (y mucha gente a la que despertar).

El gallo suele sintonizar bien con el buey y la serpiente. Las relaciones son más difíciles cuando se encuentra con la rata, el conejo, el caballo, el perro u otro gallo. (No puede haber dos en el mismo gallinero. Para gallito, él/ella.)

Ahora bien, según el elemento del gallo, sus cualidades se suavizan, se matizan o se complementan con otras. Nos encontramos con cinco tipos de gallo:

Gallo de tierra (1909, 1969): Sociable, generoso y de fiar. Bueno haciendo amigos. Suele gustarle moverse por el mundo.

Gallo de metal (1921, 1981): Gallo de mente clara y pensamiento lógico. Perseverante. Valiente y decidido para enfrentarse a las dificultades.

Gallo de agua (1933, 1993): Sensible, intuitivo, empático. De corazón tierno. Muy hábil en el trato con la gente.

Gallo de madera (1945, 2005): Rebosante de energía. Simpático, cariñoso con los suyos y comprometido con ellos.

Gallo de fuego (1957, 2017): Confiable. Cumplidor puntual de sus responsabilidades. Hábil gestor del tiempo y del dinero.

Este año es al gallo rojo, de fuego ardiente, al que hemos de parecernos más, sobre todo los signos para los que el horóscopo chino anuncia un extra en complicaciones.

¿Qué nos espera en el año del gallo?
galloTrabajo duro. Para todos, empezando por el propio gallo.

Éste habrá de hacer un ejercicio de paciencia, ser más práctico que arriesgado y esmerarse en el cuidado de la salud.

El gallo progresará en el trabajo y prosperará en lo que invierta. Pero no será por suerte, sino a base de esfuerzo.

Y la cosa tendrá su complicación. Ya que supone que se las maraville para trabajar en serio y sortear las presiones, manteniendo el estrés a raya.

El estrés y el agotamiento son sus principales enemigos este año. La crispación puede llevarle a tomar decisiones ruinosas, desestabilizar sus relaciones personales o ser un obstáculo para encontrar pareja (si la busca).

De ahí que los astrólogos chinos le animen a respetar su tiempo de descanso y a compartir actividades amables con familia y amigos, para tener las energías necesarias con las que trabajar con su par de espolones bien puestos en lo que haga.

Y hay algo que el gallo hace y que sería recomendable que los demás practicásemos este año: cuidar las apariencias; dar una buena imagen. No basta con cumplir adecuadamente con nuestras funciones. También tendrá que parecerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HORÓSCOPO DIARIO: MIÉRCOLES 17 DE OCTUBRE DE 2018

MENSAJE SEMANAL DE LOS ÁNGELES:

HOROSCOPO DIARIOS: JUEVES 18 DE OCTUBRE DE 2018